martes, 15 de febrero de 2011

Segundo Concurso de Micorrelatos de SM

Hace tiempo encontré... Bueno, más bien fue ayer cuando encontré esto que me había mandado una amiga. Es la convocatoria del Segundo Concurso de Microrrelatos de SM. y me parece interesante.

Ahora que aparece un concurso de microrrelatos en las fiestas de cada barrio, éste por lo menos tiene un buen premio, nada menos que 300 pavos y un iPad, ese juguetito que es igual a los ordenadores que tendremos todos en un par de años.


Las bases están en su página Web, pero os resumo. Máximo 160 caracteres sin contar el inicio que es común, pues todos los microrrelatos deben comenzar así: "Hace tiempo encontré..." y poco más. Fecha tope el 9 de marzo. Ah, y cuanto antes lo colguéis, antes os podrán votar y los que tengan más votos serán los que leerá el jurado.


Mucha suerte y los que mandéis, por favor, colgadlos aquí para que os votemos. En la imagen tenéis dos ejemplos. Uno de ellos es de los que más votos tiene y la verdad, no es nada de otro mundo.

4 comentarios:

Jesús Rocha dijo...

Hace tiempo encontré…un bolígrafo se había perdido al sentir vergüenza de haber escrito una carta de amor. Hoy es feliz porque escribe cuentos para los niños de la casa.

Mª José dijo...

Bueno... he participado con tres micro-relatos...espero que os gusten.
Los títulos son: "Esta memoria mía", "DESPEDIDA" Y "SUICIDIO".


Mª José Olivares

Pedro dijo...

Yo por el momento participo también con tres:

- "Opiniones y decisiones"
http://www.microrrelatos-sms.com/stories/9962

- "Narciso"
http://www.microrrelatos-sms.com/stories/9961

- "Paraíso Incompleto"
http://www.microrrelatos-sms.com/stories/9960

Espero que os gusten, y si es así... que me votéis.

Un abrazo

David Ruiz dijo...

Como soy un fanático primero os he votado y luego os he leido. Pero vamos que no me arrepiento. Suerte a los dos.

Yo voy fuera de concurso, como las películas raras de los festivales de cine:

Hace tiempo encontré en mi salón un enanito irlandés con una olla repleta de oro de la cual nacía el arco iris. ¿Qué hay al otro extremo del arco iris? – le pregunté – Un africano con una olla repleta de telarañas – me contestó él. Pero eso cambiará tarde o temprano.

- - - - -

Hace tiempo encontré en mi salón un precioso unicornio blanco. Cuando se cagó en la alfombra descubrí que poesía y realidad son incompatibles.