viernes, 1 de febrero de 2013

Ejercicios de Rayuela: El gíglico



El primer ejercicio de hoy es leer en voz alta el capítulo 68 de Rayuela aunque ya lo hayáis oído de boca de Cortazar:

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sústalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.


Una vez escuchado o leído seguro que os habéis enterado perfectamente del tipo de escena que es, aunque no hayáis entendido la mayoría de las palabras (el corrector ortográfico se ha vuelto loco). Este lenguaje es el gíglico.

Según la Wikipedia, "el glíglico es un lenguaje creado por Julio Cortázar (...) Se trata de un lenguaje musical que se interpreta como un juego, además de ser un lenguaje exclusivo, compartido por los enamorados, que los aísla del resto del mundo."

Otro ejemplo lo podemos encontrar en la obra de Cortazar El último round dentro de la que se recoge un texto titulado "La inmiscusión terrupta".

Así que el ejercicio de hoy es escribir algo en gíglico y ya nos entretendremos los demás en deducir y sentir lo que es.

Por cierto, que la próxima sesión presencial del club de escritura será el día 5 de febrero a las 19h en la sala multiusos de la Biblioteca de Guadalajara.

4 comentarios:

Jesús Rocha dijo...

Mientras Raso recomendaba ustetricia y nos imponía socatos a todos, los cratos galopante montados por los pofines, producían clomas austertericos irrespirable. La alta platificasia y la Mosquetería se estaban perrufutando impunemente de sus posentos de wortaniscos. La corrucacia montada por los Pitonisos, y la de los cuñetos mostericos, se veía venir; casos como los de Bárquetas y el Urugallito solo son la cornusalida de todo. Hoy somos patangeros de un trantrantran que ya no vale. Raso como Presidente debe patislinidase, no tiene ninguna varicilida. Y la Mosquetería debe de dejar de ser. Se necesita un procaritidemos constiativenidamariana para cambiar de sosenidesca para caraquterizar a los cratos.

Mª José dijo...

No te relujes por mí, que clasié todas mis turmas cuando tú me ficaste y desde entonces, sigo murtando y yensiendo como si siguieras copritando conmigo.
Mi záfito beusas, hoy te digo toradó.


Jª Móli Aes

Anónimo dijo...

traducelo por favor esta bonito... solo llegue a esto:
No te preocupes por mí, que afile todas mis armas cuando tú me fallaste y desde entonces, sigo luchando y venciendo como si siguieras estando con migo.
Mi záfito beusas, hoy te digo tarado.

Maria José dijo...

Me parece fabulosa tu traducción, no me atrevo a variar nada.
Tan solo me permito ayudarte en el final:
Mi querido ( elige lo que prefieras para cambiar la palabra Beusas), hoy te digo adiós.



Mª José Olivares