domingo, 27 de marzo de 2016

El sentido de la vida

imagenes

Estaba viendo este documental añejo sobre Herman Hesse y me ha llamado la atención este texto que no conocía de su libro Lecturas para minutos:

“La vida no tiene sentido, es cruel, necia y a pesar de todo maravillosa – no se burla de los hombres (que para eso hace falta tener espíritu), pero tampoco se ocupa de ellos más que de los gusanos. Que precisamente el hombre sea un capricho y un juego cruel de la naturaleza, es un error que imagina el hombre porque se considera muy importante. Tenemos que ver que a nosotros, los hombres, la vida no nos resulta más difícil que a cualquier pájaro u hormiga, sino más fácil y más hermosa. Tenemos que aceptar la crueldad de la vida y la necesidad de la muerte, no con lamentos, sino saboreando esta desesperación. Sólo después de digerir toda la atrocidad o falta de sentido de la naturaleza podremos empezar a enfrentarnos a esta cruda falta de sentido y arrancarle un significado. Es lo máximo y lo único de que es capaz el hombre. Todo lo demás lo hacen mejor los animales."

El sinsentido de la vida.

Lo primero que se me viene a la cabeza es la película de los Monty Python, qué le vamos a hacer, lo que concuerda con la foto de Hesse haciendo el gato (ver arriba). También me acuerdo de sus acuarelas. De momento no se me ocurre nada más. ¿A vosotros?

8 comentarios:

Alba's Project dijo...

"Todo lo demás lo hacen mejor los animales" ¡Cuánta razón!

http://buscandomeenunmardedudas.blogspot.com.es

Anónimo dijo...

Todo, salvo enfrentarnos a esta cruda falta de sentido y arrancarle un significado.

Toño dijo...

la vida no tiene sentido
es como una piedra a la que golpear
la golpeamos
la acariciamos
la volvemos a golpear
y saltan chispas
nos quemamos
nos hacemos daño
nos dolemos
y nos llevamos el polvo pegado a la piel
nada más
y ese olor a quemado
nada menos

Ana Martínez García dijo...

Buenas tardes, Jose Antonio! Te vi en el programa LIBROS CON UASABI y enseguida me apunté el título de tu libro "Los escritores suicidas". Lo he visto a través del blog de Fernando Sánchez Dragó, pues no pude verlo en su momento y me pareció interesantísimo. Hoy mirando en una librería online tu libro he visto que aparecía este blog y cuando he llegado me llevo una grata sorpresa, esta fotografía de Hermann Hesse persiguiendo a un lindo gatito. ¡Me encanta esta foto! La puse en mi muro de Facebook, no una, sino dos veces y la tengo en casa enmarcada. La obra de este escritor me gusta mucho, sobre todo "El lobo estepario". Y, además, me vuelven loca los gatos. Soy una loca de los libros y de los gatos. La vida, la verdad, yendo a lo que planteas, no parece que tenga demasiado sentido, excepto en mi opinión, por el arte, es lo único que quedará y lo único que nos hace mejores. El ser humano es de todo muchas veces menos humano y crea en abundancia dolor y desolación por donde pasa. La creación artística donde meto, por supuesto, la literatura, nos hace crear algo perdurable y que nos da una excusa convincente para pensar que somos un poco especiales. En otros sentidos no lo somos demasiado. Yo soy de las personas que piensan y lo pensarán siempre que "cuanto más conozco a la gente más me gusta mi perro (o mi gato)". Ellos son los verdaderos humanos y a nosotros se nos ha dado el privilegio, el enorme privilegio, de poder crear algo hermoso, algo que signifique algo para las generaciones futura. Es lo que te puedo decir. Mirando la fotografía creo que Hesse creía que una de las razones por las que vivir esta vida sin sentido es por los seres que amamos, incluidos, cómo no, los animales.

Un placer pasar por aquí. Me voy a atrever a dejarte la dirección de mi blog y si tienes un ratito te pasas para ver mi última muñeca modelada a mano que tiene mucha relación con el suicidio, en ella un suicidio simbólico. http://www.laminomalice.es/. Un saludo!

Anónimo dijo...

Los gatos nos fascinan porque nos son próximos. Encontramos cierta similitud mejorada, van por delante en objetivos evolucionistas: Más callados, observadores, perseverantes, cazadores instintivos, amantes lujuriosos, juguetones, territoriales, independientes. Los envidiamos en su proceder: Cuando quieren, nos esquivan o nos buscan. Más libres, nos utilizan, viven sin complejos de culpa, sin dioses ni maestros.

J.Rocha

Dalocruz dijo...

No he podido evitar acordarme del gato que en 1935 creó el físico austriaco Erwin Schrödinger para demostrar cómo puede chocar la física atómica con la realidad. Estamos hechos de miles de cuatrillones de átomos que pululan en la nada hasta que son observados.
Alguien lo dijo ya, no recuerdo quién:
"Ser es ser percibido"
Pues eso...

bragaomeano dijo...

El sentido de la vida, nos lo da quien nos rodea. Un proyecto, un trabajo por realizar, una chica a la que enamorar, un lugar que visitar, una práctica sexual que probar, una noche en busca del amanecer, bebemos la vida en grandes sorbos y sobre todo, buscar el sentido del dolor, la enfermedad y la muerte. Cuando el hombre es la cabeza de la pirámide.

bragaomeano dijo...

El sentido de la vida, nos lo da quien nos rodea. Un proyecto, un trabajo por realizar, una chica a la que enamorar, un lugar que visitar, una práctica sexual que probar, una noche en busca del amanecer, bebemos la vida en grandes sorbos y sobre todo, buscar el sentido del dolor, la enfermedad y la muerte. Cuando el hombre es la cabeza de la pirámide.