miércoles, 5 de septiembre de 2012

Consejos de Ray Bradbury


Ha fallecido Ray Bradbury. Hace unos meses meses en OPEN CULTURE incluyeron este vídeo y lo resumieron.
En él Bradbury daba sus consejos para escribir. Os resumo algunos:

  • No empieces escribiendo novelas. (Empieza terminando lo que escribas.)
  • No tengas en mente hacer dinero. (De hecho él hizo voto de pobreza cuando decidió ser escritor.)
  • Vive en la biblioteca. (No en el salón de tu casa ni en tu precioso despacho bien iluminado.)
  • Líbrate de los amigos que no crean en ti. (Ya vendrán los críticos.)
  • Disfruta escribiendo. (Si no, es tontería.)
  • Recuerda que cuando escribes lo que estás buscando es que una sola persona venga y te diga "te amo por lo que haces".

¿Qué se os ocurre a vosotros?



12 comentarios:

Rafael Martinez Sainero dijo...

Sabios consejos los del maestro Bradbury. Sobre todo el de disfrutar, que se consigue con un puntito de egocentrismo (por favor, sin llegar a la megalomanía) y, en cuestión de estilo, yo añadiría el consejo que en su día dio el gran R.L. Stevenson: “La regla de oro del arte literario es: OMITIR”

En mi modesta y básica opinión, para ser escritor solo necesitas:

a) recado de escribir (papel y pluma, o teclado)

b) algo que contar…

y c) alguien dispuesto a leer lo que cuentas.

Otra cosa muy distinta es lo que se necesita para ser escritor de talento: a), b) y c) + talento.

BRAGAOMEANO dijo...

Recuerda que cuando escribes lo que estás buscando es que una sola persona venga y te diga "te amo por lo que haces".

Solo con este consejo me siento identificado. Aunque yo escribo, para quitar el dolor del alma.

David Ruiz dijo...

Escribir como comenzar un viaje. Poner un pie en el camino y cerrar bien los ojos para poder describir al que te quiera escuchar, cómo son aquellos lugares en los que nunca estuviste, esas personas que no conociste y las situaciones que nunca se produjeron.

Jesús Rocha dijo...

Después de leer lo que pensáis, se me antoja que escribir es una mezcla extraña entre realidad y mentira, buscando un alma gemela que te comprenda o te mire. En esto nos parecemos a l@s modelos, nos gusta mostrarnos en público, con algo que no es absolutamente nuestro. Además, nos gusta gustar. Y no hay reglas. Sí modas temporales, pero siempre puedes salirte de lo establecido, para bien o para mal.

Jesús Rocha dijo...

He vuelto a pensar en lo mismo, lo que voy a decir, creo que ya lo he dicho, quizás de otra manera, me estoy haciendo viejo: Escribir tiene algo de arte, y ¿Qué es el arte? He ahí la cuestión nuca resulta. Pienso que el arte es una predisposición, una actitud personal que queremos manifestar. Son nuestras vísceras personales, amasada generalmente en soledad e interiorizadas. Esta actitud personal se convierte en una mirada, en una manera de ver la cosa, de forma falsamente independiente y libre: porque estamos constituidos por millones de otros organismos y formas, además de los que nos antecedieron, y los que actualmente nos rodean e influye. Esta actitud, nos reconcilia con los otros, porque abre esa otra mirada que los demás casi la están viendo, y que solo hay que destaparla.

Jesús Rocha dijo...

Si miramos dentro de nosotros, ¿qué vemos? ¿Qué tenemos? ¿Por qué cuesta tanto objetivamente ver nuestras entrañas? ¡Es dura la autorreflexión! ¿Qué parte de nosotros, de nuestra identidad como sujetos, son objetos vanos e inútiles? ¿Qué es bueno y qué es malo? ¿Qué reflexión tiene sentido y cuál es vacía? ¿Dónde se inclina nuestra parte más fuerte, nuestra conciencia…y para qué? De todos modos, acabaremos interiorizando lo que pasa, por ósmosis, la frontera de nuestro ser se modifica, y nos autoafirmamos con lo “Nuestro” que es cualquier cosa pueril, con o sin implicaciones.
Ser conscientes y diferenciar, lo que sentimos de lo que comunicamos, separar lo que somos de lo que interpretamos que tiene un precio. Las personas integras, si se modifican, no necesariamente se hacen más comprensivas. Obtener la rendición del otro, muestra las contradicciones, nos aleja de lo común que tenemos como grupo. Después está el mundo externo, la frontera de las cosas, asentadas con nuestras percepciones. ¿Quién regula la sociedad, y establece las normas de la naturaleza? ¿Qué parte de nuestros valores deben conservarse? ¿Qué es natural y qué no lo es? La vida es eso, interacción y reacción. ¿Qué nos empuja a librarnos de un dogmatismo, o a caer en él? ¿Hacia dónde debemos encaminar nuestros pasos, la razón debe guiar la acción, o no? ¿Por qué mantener pasividad ante la concentración financiera, Tan lejos de una concepción plana e igualitaria entre los seres? ¿Es la vida moneda de cambio? ¿Para qué desear previsiones y contingencias?, si la muerte, a la postre, iguala a todos. Solo nos queda mirar adelante, ¿qué vemos?: El camino por andar y afianzar lo que somos o seremos: Nada.

David Ruiz dijo...

no duden
ni por un momento
que si la salvación del mundo
dependiera de que
yo me apuntara a bailes de salón
o a un curso de fotografía
en blanco y negro
cocina creativa, cata de vinos
gimnasia de mantenimiento
no lo duden
que sería el primero en la línea de fuego
pero esto es lo que yo hago

pensar y escribir y leer y estudiar
escribir y pensar,,, bueno ya saben

he rascado tanto el alma del hombre
que se me ha quedado soso
previsible como cualquier otro animal domesticado
siempre en busca de un amo
cuando le preguntan miente alegre
y dice que quiere ser libre
se veía venir

pero qué quieren
esto es lo que yo hago

leer y escribir y razonar y diseccionar
escribir y leer y bueno ya saben
viajar por el corazón de los hombres

más de la cuenta
sin licencia
y con el seguro a terceros

siempre a un paso de la derrota
con la carta de rendición en la mano
los viernes de ocho a nueve vals y tango

Anónimo dijo...

Hoy ha interrumpido su vida uno de los mayores asesinos del siglo pasado en este puñetero e hipócrita país. Se encontrará con otros asesinos, con la justicia que al final siempre llega aunque no se crea en ella, y habrá tenido también que mirar cara a cara a aquellos que torturó cruelmente, mi bisabuelo incluido.
Que Dios tenga con él la misericordia que no tuvo con sus víctimas.

Anónimo dijo...

¡Qué imaginación!

Anónimo dijo...

Ojalá te llegue a ti un asesinato tan "imaginativo" como el de mi bisabuelo: le cortaron vivo los brazos y las piernas por no renegar de su fe.

BRAGAOMEANO dijo...

Entonces no se encontrara con él, pues tu bisabuelo es un mártir y de existir el cielo, estará supuestamente en el. El otro es un camaleón de la vida, que se ha ido transfigurando según le ha ido interesando, para vivir del cuento y aparentar lo que no es. Su epitafio pudo ser :" Jamas cogió un pico, una pala o cualquier herramienta con la que se ganaban malamente el pan, aquellos a los que dijo defender ".
Pobres peces del Cantábrico, inmisedicordemente envenenados,
por las cenizas de este malvado.
Y parafraseando una de sus frases :" El capitalismo acabara con el hombre, porque al comunismo no le dio tiempo. "
Duro tantos años, ademas de por estar muy descansado, porque ni en el infierno lo querían.

Diente de león タンポポ dijo...

Me dió mucha pena que muriera ... es mi escritor favorito.

Me encanta el blog.

Un saludo.