miércoles, 19 de septiembre de 2012

Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos...


Os propongo un interesante juego para toda la temporada:

Participar en el concurso de microrrelatos de la Cadena SER y de la Escuela de escritores. La cosa es sencilla. Hay que escribir un relato de 100 palabras como máximo partiendo de la frase del relato ganador de la semana anterior. Hay de plazo desde el jueves que es el programa de La ventana, hasta el domingo a las 18 h y así cada semana. También muchos detalles más, pero quedémonos con el juego. Entrad a esta página, inventad un microrrelato cada semana, colocadlo en los rectangulitos que hay para ello y compartidlo con nosotros en los comentarios.

De momento sólo está colgada la convocatoria de la semana pasada y supongo que el jueves colgarán la nueva.

Si estuviera abierto el plazo y no hubiera acabado el domingo, el microrrelato de esta semana debería empezar así: "Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos..."

8 comentarios:

Toño dijo...

MOEBIUS
Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos pero yo ya he salido. Me alejo con pasos desiguales, como si quisiera mirar atrás, pero no miro. A pesar de ello mi determinación no tiene fisuras. Dejo de oirlo. Después me olvido de su sonido. Sigo caminando. Primero, quiero alejarme más; después, camino por costumbre. La rabia no me permite parar ni descansar. En algún momento se ha acabado el mundo pero no me doy cuenta hasta que vuelvo a oirlo.

Jesús Rocha dijo...

Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos y no afincados, vienen por el pasillo. No los veo desde mi cama, pero los siento. Algunos de sus nombres, aparecerán mañana en las esquelas necrológicas del periódico. Esto me pasa por vivir cerca del cementerio de Madrid, donde he visto a los fantasmas de paso, giran en circulo, como bandadas de cigüeñas antes de migrar, cogiendo fuerzas e impulso. Además, para mi mala suerte, las altas instancias capitalinas de ultratumba han decido que una de la vía fantasmales de salida de la ciudad, pase por el pasillo de mi casa.

David Ruiz dijo...

Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos, son las ideas de las cabezas de los fanáticos que nacen muertas. Es una maquinaria que nunca ha parado ni parará. Caen al suelo y allí permanecen a la vista de todos, no molestan pero no se pueden tocar, es lo que la mayoría llama “normalidad”. De vez en cuando sus padres y madres retozan sobre ellas para sentirse limpios. No alces la voz, si descubren que tus ideas aun viven, te señalarán con el dedo y te acusarán de antisistema.

Maria José dijo...

Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos, fantasmas creados, fantasmas nacidos en el silencio de rítmicos puf puf susurrados, que suben de intensidad con el calor humano.
La ansiedad reacciona, la respiración se entrecorta, la imaginación se dispara y los latidos atronan.
Sube la sangre y presiona con fuerza. Los oídos se abren y cierran, los ojos respiran intensamente entre pestañas hambrientas, la boca...la boca palpa y escucha atentamente.
Es demasiado tarde para ser temprano.
Es el recuerdo de un sueño que estaba olvidado.
Encadeno mis dedos y comprendo que solo hay una alternativa: saltar.

Y salto lejos.

Henry dijo...

Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos. Proviene del patio de las lamentaciones. Imagino que es la malvada madrastra azotándolos con su fusta; el sonido es inconfundible, lo he sufrido en mis propias carnes. Los habrá castigado por morirse de nuevo. Me asomo temeroso por el ventanuco apoyando mi barbilla en el alféizar. Me atrevo a mirarlos a los ojos; ya vuelven a cobrar vida; los veo agitarse como si el viento los meciera. Esta noche me los volverá a poner encima. Yo los agarraré con fuerzas entre mis puños y los morderé, no quiero que mueran y me ensucien otra vez con sus amarillentas vísceras.


Dejo la entrada de mi blog por si queréis verlo mejor.


http://lalibretadegarbancito.blogspot.com.es/2012/09/temores-rec.html

Rafael Martinez Sainero dijo...

Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos, están cerca, entran en el local, me acosan. Ahora se oye el altisonante bla bla de sus paridas y fantasmadas, me aterran sus maravillosos coches de mil válvulas,aborrezco sus viajes de lujo a precios de ganga, el inalcanzable cociente de inteligencia de sus retoños paridos. ¡Puf! ¡La madre que los parió!

Anónimo dijo...

Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos. Es el primer llanto de su muerte. De las sombras, surge una mano, delgada, pálida, casi transparente. Sus dedos empujan la cuna con suavidad. Los fantasmas recién paridos sonríen con bocas desdentadas. Se hace el silencio. La casa duerme. Los párpados han caído sobre las cuencas vacías.

Fernando Martínez dijo...

Hola, es posible que ya te haya llegado la convocatoria, pero por si acaso.
Te invito a participar en DESPOJOS del REC.
Ya somos más de medio centenar los participantes que hemos dado una segunda oportunidad a los microrrelatos que enviamos al concurso.
Te dejo enlace al blog donde encontrarás toda la información para participar.
Un saludo.
http://espiralesdetinta.blogspot.com.es/2012/12/61-cuenta-atras.html