miércoles, 25 de marzo de 2015

Beatus ille



"Beatus ille..." es el principio de unos versos de Horacio (Epodos, 2, 1):

Beatus ille qui procul negotiis,
ut prisca gens mortalium
paterna rura bubus exercet suis,
solutus omni faenore,
neque excitatur classico miles truci
neque horret iratum mare,
forumque vitat et superba civium
potentiorum limina.


La traducción de la Wikipedia es ésta:

Dichoso aquél que lejos de los negocios,
como la antigua raza de los hombres,
dedica su tiempo a trabajar los campos paternos con sus propios bueyes,
libre de toda deuda,
y no se despierta como los soldados con el toque de diana amenazador,
ni tiene miedo a los ataques del mar,
que evita el foro y los soberbios palacios
de los ciudadanos poderosos.


La versión siglo XXI de Caballero Bonald la tenéis en la imagen.
Ahora nos toca hacer la nuestra:



Dichoso aquel que...


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Dichoso aquel
que llegó hasta aquí
vivo

Anónimo dijo...

dichoso aquel
que dejó a su dichosa ama
dichosa

he dicho

Anónimo dijo...

Dichoso aquel que se levanta cuando quiere y no está obligado a seguir órdenes. Capaz de desconecta del mundo y obedece a su corazón. El que mira a los otros como iguales y no teme hacer lo que debe. El que cuando cae, se levanta más fuerte. Consciente de cada segundo que vive, como si fueran años. Y no se amilana ante la muerte, al sentir un regalo la vida.
jemart

Anónimo dijo...

Dichoso aquel que actúa como piensa.

Rafael Martinez Sainero dijo...

¡Dichosos mosquitos!

BRAGAOMEANO dijo...

Dichoso aquel que se siente como el infante Arnaldos, que solo dice su canción al que con él va.

Juan Simó Arráez dijo...

Dichoso aquel que sueña despierto,
pues a la vez que vive libre,
puede romper las cadenas de la realidad,
que de otro modo,
quedaría estancada.